Nota 2 - foto 1¿Cuál es la situación del planeta en cuestión de cambio climático? La temperatura ha aumentado 0.85°C desde la época preindustrial, y aunque esta cifra parece ínfima, en realidad nos estamos acercando aceleradamente a la temperatura límite de 2°C, de la que no debemos sobrepasar para asegurar la preservación de la especie humana.

Sin embargo, científicos como Stuart Scott, subdirector general del International Ecological Safety Collaborative Organization, advierte que llegar a esos dos grados es demasiado, aún 1.5ªC es muy alto, pero con un 80% de posibilidades de sobrevivir.

“Estamos a menos de un grado y ya vemos el colapso de los glaciares. El problema ya no se puede resolver pero podemos ganar tiempo reduciendo el consumo de los combustibles fósiles”, asegura.

Para muchos, hablar del deshielo del Ártico puede no tener importancia, pues pareciera que está demasiado lejos como para afectarnos. Sin embargo, sus efectos se presentan alrededor del planeta, pues significan la emisión de toneladas de metano, un gas de efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono. El deshielo también ocasiona el crecimiento del nivel de los mares lo que está agudizando las inundaciones en pueblos y ciudades costeras.

Pero aún hay más. El cambio en la temperatura del planeta nos está conduciendo a una variación drástica en las tierras de cultivo. La tendencia -explica Scott-  es que los terrenos actuales para producir alimentos ya no servirán para la siembra.

“Mi predicción es que para la mitad de la centuria lo que quede de la humanidad se tendrá que mover cerca de los polos norte y sur. A Rusia, Canadá, Alaska, Escandinavia. Quedaran pocas áreas para los cultivos. La presión migratoria será inmensa, pero también se presentará la presión de no tener tierras disponibles para los cultivos de alimentos. Los terrenos cercanos al Ecuador donde ahora se cultivan los alimentos, ya no serán productivos”.

¿Y cómo hemos llegado a esto? pues con un sistema que nos empuja a seguir creciendo en términos monetarios. Los gobiernos siguen en una carrera por un crecimiento económico sin reconocer que el planeta está exhausto y que no se puede crecer por siempre.

La esperanza en Lima es que los acuerdos signifiquen una reducción real de gases de efecto invernadero para frenar el calentamiento global, aunque la fecha para la aplicación de estos acuerdos está prevista recién para el 2020.

Anuncios